Santander y Rappi, aliados en un programa de inclusión financiera con foco en repartidores

Buscan ofrecer distintas opciones de financiamiento para adquirir motos, bicicletas y otros artículos para el desarrollo de la actividad, promoviendo la bancarización y la educación financiera.

Santander y Rappi lanzaron en conjunto un programa de inclusión social y financiera para promover el autoempleo entre las personas de barrios populares, generando ingresos como repartidores.

De la mano de un microcrédito brindado por Santander, las personas mayores de 18 años podrán contar con la financiación de una bicicleta o moto, para que puedan realizar la actividad de reparto. Además, el programa permite acreditar los pagos de las entregas en Santander y disfrutar del servicio de cuenta gratis. Incluso, adhiriendo el pago de monotributo al débito automático de la cuenta, obtienen un reintegro.

Adicionalmente, tendrán acompañamiento y facilidades para recibir educación en seguridad vial y el respectivo kit de elementos: caja transportadora de alimentos, chaleco reflectivo y casco. A su vez, Santander los acompañará con educación financiera, para que conozcan las posibilidades de bancarizarse y tengan mayores herramientas para optimizar sus decisiones.

La educación financiera es un pilar fundamental en la estrategia de banca responsable de Santander: el año pasado, la entidad logró que más de 3,5 millones de personas pudieran acceder a servicios financieros básicos, obtener crédito a medida en un momento de dificultad económica o beneficiarse de formación financiera esencial, en todo el mundo.

“Este tipo de iniciativas nos llena de orgullo porque reflejan la esencia misma de una banca responsable, comprometida con la sociedad, brindado oportunidades y herramientas para potenciar el talento de las personas y la generación de nuevas oportunidades”, sostuvo Silvia Tenazinha, Gerenta de Banca Comercial de Santander. “Durante 2020 brindamos apoyo a más de 460.000 personas a través de diversos programas enfocados en la comunidad, una cifra que esperamos incluso superar este año”, agregó Vanesa Marignan, gerenta de Banca Responsable de Santander.

“Estamos felices de presentar este programa en conjunto con Santander, que busca facilitar y visibilizar la posibilidad de acceder a una fuente de ingresos como usuario repartidor a través de Rappi, y otorga recursos y herramientas financieras para ayudar y transformar la realidad de miles de personas”, afirmó Astrid Mirkin, Gerenta General de Rappi Argentina.

Los interesados podrán acceder al programa a través de la web de Santander Argentina. Para acceder al microcrédito, es necesario ser mayor de 18 años, no registrar deudas en Cendeu (Central de Deudores) en diciembre 2020, poseer DNI, contar con inscripción en AFIP (o constancia de trámite) y contar con ingresos del titular o grupo familiar por un monto igual o mayor a $2.000.

MÁS INFORMACIÓN
Santander brindará asesoramiento sobre este acuerdo en sus Sucursales de integración Social (SIS), ubicadas en los siguientes barrios del AMBA: Barrio 31 (Retiro) y Barrio 20 (Lugano) en Ciudad Autónoma de Buenos Aires; Barrio La Juanita (Gregorio de Laferrere), Ciudad Santa María (San Miguel Oeste), Castelar Sur, Don Orione (Almirante Brown), Villa Jardín (Lanús) y Barrio Itatí (Quilmes). Las Sucursales de Integración Social (SIS) buscan facilitar el acceso de sectores no bancarizados al sistema financiero, ofreciéndoles oportunidades de integración y crecimiento.

Artículo Anterior

Renault celebra 10 años de gestión sustentable con un nuevo ciclo de “En Movimiento”

Artículo Posterior

Los CEOs piden una acción gubernamental audaz y una política climática coherente en la COP26

Total
0
Share