Alianza para transparentar los impactos ambientales de la industria cosmética

Henkel, L’Oréal, LVMH, Natura &Co y Unilever se unieron para desarrollar en conjunto un sistema de evaluación y calificación del impacto ambiental de los productos cosméticos. El flamante consorcio está abierto a todas las empresas que se quieran sumar.

Cinco multinacionales vinculadas al mundo de la cosmética ya trabajan codo a codo para transparentar los impactos ambientales de esa industria, información que resulta clave para tomar decisiones de consumo más responsables. Henkel, L’Oréal, LVMH, Natura &Co y Unilever anunciaron una nueva colaboración global para codesarrollar un sistema de evaluación y calificación del impacto ambiental, válido para toda la industria de productos cosméticos.

El gran objetivo es diseñar entre todos una propuesta que sea independiente de las marcas y que le proporcione a los consumidores información clara y comparable, basada en una metodología científica común a todas.

El nuevo consorcio estará abierto a todas las compañías de cosméticos que deseen unirse. Y de esta manera pemitirá diseñar un sistema que permita a los consumidores comparar los impactos ambientales de productos cosméticos dentro de la misma categoría. El objetivo es que la calificación general informe a los consumidores acerca del impacto ambiental de los productos, tomando en cuenta el ciclo de vida completo del producto (fórmula, acondicionamiento y uso).

Metodología científica y sistema de puntaje

El consorcio trabajará con la consultora de sustentabilidad Quantis, quien guiará la coconstrucción de la metodología de evaluación y el sistema de calificación articulados alrededor de:

  1. Un método común para medir los impactos ambientales a lo largo del ciclo de vida de los productos, respaldado por los principios de la “huella ambiental del producto” (el método científico PEF de la Unión Europea).
  2. Una base de datos común de impactos ambientales de ingredientes estándar y materias primas que se utilizan en fórmulas y acondicionamientos, así como durante el uso del producto.
  3. Una herramienta común que le permita a cada marca calcular el impacto ambiental de los productos individuales y que puedan utilizar personas no expertas.
  4. Un sistema de calificación armonizado, por ejemplo, utilizar una calificación que vaya de A a E que le permita al consumidor comparar productos fácilmente. La metodología, la base de datos, la herramienta y el sistema de calificación serán verificados por terceros independientes.

Artículo Anterior

Santander y San Miguel, protagonistas de la primera ON vinculada a la sustentabilidad

Artículo Posterior

Más de 5 millones de argentinos utilizan medios de transporte alternativos de manera habitual

Total
46
Share