El carbon ecológico hace su desembarco local, de la mano de Bras Up

Esta versión ecológica del carbón está elaborada a partir de cascarillas de arroz correntinas. Busca poner fin a la tala de árboles y reutilizar deshechos orgánicos sin uso. Charlamos con Facundo Cabrera, su fundador y CEO.

El asado también quiere volverse sustentable. Y de la mano de Bras Up está más cerca de lograrlo. Este emprendimiento, liderado por un chico correntino de 29 años, acaba de lanzar una flamante versión ecológica del carbón, elaborada a partir de cascarillas de arroz.

“No había alternativas sustentables en Argentina, que permitieran poner fin a la tala de bosques nativos”, asegura Cabrera.

Poner fin a la tala de árboles y reutilizar deshechos orgánicos que no encontraban una segunda vida parecen ser los grandes desafíos. “Metidos en el mercado de carbón, nos dimos cuenta de que algo andaba mal y había que innovar. No había alternativas sustentables en Argentina, que permitieran poner fin a la tala de bosques nativos que se carbonizan para elaborar el carbón clásico”, cuenta Facundo Cabrera, alma matter de Bras Up, emprendimiento que nació hace cinco años en Corrientes con la propuesta de una mecha para autoencendido para simplificar los asados.

Una chispa que nació en Corrientes

Empezaron a investigar y descubrieron que en Tailandia y Brasil se elaboraba carbón con cáscara de Coco. Y en Colombia, con cáscara de maní. “Corrientes es la capital nacional del arroz, que tiene similitudes con el coco y maní. Y la cáscara es un deshecho con poder calorífico y durabilidad, algo muy importante. Hasta hace poco ese residuo no se usaba para nada”, explica y detalla que el proceso incluye la carbonización y triturado de la cascarilla, entre otros pasos.

Así llegó la versión ecológica del carbón en una bolsa de cuatro kilos y un precio similar al carbón tradicional ($170/$200). Además, no ensucia las manos. “Son las mismas costumbres, pero con nuevos valores. Ahora podés salvar los bosques. Tranquilamente es un reemplazo a largo plazo del carbón vegetal tradicional”, resume Cabrera.

Las alternativas a futuro son enormes. Tienen interesados en Colombia y Brasil. También planean instalar una planta en Arkansaas y ya sueñan con mudar la planta local a un parque industrial. Y para ser consistentes planean relanzar su primer producto, la caja de autoencendido, en versión ecológica.

“La idea es aprovechar el deshecho de distintas materias primas y a futuro iremos probando con distintas opciones”, asegura. Innovar seguirá siendo el gran mantra.

Artículo Anterior

Las empresas más comprometidas con la equidad de género según el GEI 2021 de Bloomberg

Artículo Posterior

Prudential Seguros lanzó su cuarto Reporte de Sustentabilidad

Total
4
Share