La Unión Europea prohibirá las importaciones de productos que provengan de la deforestación

Alcanza al cacao, el café, la carne bovina y el aceite de palma, entre otros. La UE es responsable del 16% de la deforestación mundial a través de sus importaciones.

La relación entre el consumo de soja y carne vacuna de los países europeos y varios de los principales Frentes de Deforestación identificados mundialmente -incluyendo el Cerrado y el Amazonas en Brasil y el Gran Chaco en Argentina y Paraguay- es cada vez más evidente. Varios informes muestran cómo el consumo de productos agrícolas en el Reino Unido y en la Unión Europea (EU) están contribuyendo a la destrucción de bosques y otros ecosistemas naturales, incluidos pastizales y humedales e impactando de manera negativa sobre las comunidades locales.

De acuerdo a datos de WWF, la UE es responsable del 16% de la deforestación mundial a través de sus importaciones (sobre todo de soja y de aceite de palma, según cifras de 2017), y es el segundo mayor destructor de bosques tropicales.

Por este motivo la Unión Europea aprobó el 6 de diciembre una nueva Ley que busca garantizar que los productos importados a la región no hayan sido producidos en tierras deforestadas. Esta nueva regulación es la primera en el mundo que aborda la deforestación global y reducirá significativamente la huella de la UE en la naturaleza.

La norma alcanza a productos como el cacao, el café, la soja, el aceite de palma, la madera, la carne bovina y el caucho. Y atañe también varios productos derivados como el cuero, el chocolate, los muebles, el papel y el carbón vegetal, de acuerdo al texto alcanzado tras unas largas negociaciones entre el Parlamento Europeo y los Estados miembros de la UE.

Momento histórico

“¡Se trata de una primicia mundial! Es el café del desayuno, el chocolate que comemos, el carbón de los asados, el papel de nuestros libros. Es radical”, festejó Pascal Canfin, Presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo.

El cambio de reglas es radical. “No solo cambia las reglas del juego del consumo europeo, sino que incita enormemente a los otros países a cambiar sus prácticas”, comentó Anke Schulmeister-Oldenhove, de la ONG WWF.

Establecerá estrictas normas obligatorias de diligencia debida para las empresas que desean colocar productos relevantes en el mercado de la UE o exportarlos. Luego de este primer acuerdo, el Parlamento Europeo y el Consejo tendrán que adoptar formalmente el nuevo Reglamento y, una vez que entre en vigor, los operadores y comerciantes tendrán 18 meses para implementar las nuevas reglas. Las micro y pequeñas empresas gozarán de un mayor período de adaptación, así como de otras disposiciones específicas.

“La nueva reglamentación es un hito en el compromiso por garantizar el fin de la deforestación global. Esta nueva ley impulsa a cambiar las políticas y los mecanismos actuales para alcanzar un sistema de trazabilidad que nos permita detener la deforestación y degradación forestal por las actividades productivas”, afirmó Manuel Jaramillo, director general de Fundación Vida Silvestre Argentina, la pata local de WWF.

Dado que la UE es una importante economía y consumidora de productos básicos, este paso ayudará a detener una parte significativa de la deforestación y la degradación forestal a nivel mundial, lo que a su vez reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero y la pérdida de biodiversidad. Este importante acuerdo se produce justo antes del inicio de la histórica Conferencia sobre Biodiversidad (COP15), que definirá los objetivos de protección de la naturaleza en las próximas décadas.

Artículo Anterior

Grupo San Cristóbal cierra una alianza para plantar árboles nativos en las Sierras de Córdoba

Artículo Posterior

Honda finalizó la 8º edición de su programa educativo Pioneros en Movimiento

Total
0
Share