entrevistas
06-07-2017

Olivier Murguet: "Es una decisión muy moderna la que ha tomado Argentina"

Olivier Murguet:

El Presidente de la Región América del Grupo Renault analiza el incipiente mercado de los autos eléctricos en Argentina, de la mano de la reciente baja impositiva, y anticipa el futuro de la movilidad sustentable, con los vehículos autónomos en el centro de la escena.

Olivier Murguet, Presidente de la Región América el Grupo Renault, dio el presente en el Salón del Automóvil de Buenos Aires, donde los e-cars se convirtieron en una de las grandes estrellas. En este marco, nos anticipó lo que se viene en materia de movilidad sustentable y autos eléctricos en el país y el mundo. "El eléctrico es un hecho, es una realidad y en el futuro va a ser cada vez más fuerte", disparó el presidente de la automotriz.

El caso argentino
El despegue en Argentina se potenció este año tras el reciente anuncio del Gobierno de una reducción de impuestos para este tipo de autos, del 35% a una alicuota que va del 2% al 5%. La resolución captó rápidamente la atención de varias empresas, Renault incluida.”Hasta ahora Argentina estaba fuera de ruta en este tema como país. Es una decisión muy moderna la que se ha tomado", analizó optimista el ejecutivo, que tiene a su cargo la dirección de toda la región América, Argentina incluida.

"El eléctrico es todavía un mercado potencial. Era era un mercado de pioneros hace cuatro, cinco años. Hoy todas las marcas tienen propuesta de coche eléctrico", contó el ejecutivo, quien detalló que la automotriz ya lleva vendidos 100.000 vehículos eléctricos en el mundo y fue una de las marcas pioneras en este terreno. 

Pero la intervención del Estado resulta clave para agregar incentivos para el desarrollo de este incipiente mercado y volverlo así una realidad. "El consumidor ve al coche eléctrico como algo interesante, importante y útil por distintos motivos, siendo el primero de ellos la cero emisión de CO2", reveló el representante internacional. Pero esto, como observó el referente de Renault, eran ganas que quedaban en lo ideológico y personal, sin la posibilidad de concretarlo por los precios prohibitivos y la falta de infraestructura.

Es por eso que cuando Argentina anunció la baja de los impuestos, el Grupo se sentó a idear cómo aprovechar la oportunidad. Y lo hará de la mano de su Kangoo ZE, el primer modelo eléctrico que llegará a las concesionarias nacionales entre agosto y noviembre, directo de España. La elección se debe a la larga tradición que existe en el país con el modelo, que apunta fundamentalmente a clientes corporativos como couriers o empresas de consumo masivo.

Esta apuesta se debe a que el mapa mundial todavía está muy abierto. Según Murguet, más allá de mercados que invierten de manera importante, como China, Europa o Estados Unidos, todavía no existe un líder en términos de volumen de compras, producción o tecnología. "Quedan lugares para ocupar y Argentina tiene muchas posibilidades. Históricamente, el eléctrico abre polos tecnológicos y también abre ramas de investigación tecnológica local eléctrica, desarrollo de autopartistas y proveedores para Argentina y otros mercados. Es una decisión muy moderna la que Argentina tomó y va a haber muchos beneficios colaterales en el tiempo", sintetizó.


Inversión, paciencia y socios, conceptos clave
Para coronar el allanamiento del terreno que se viene dando en el plano local, YPF empezará a instalar 220 puestos de carga eléctrica en sus estaciones de servicio. Si bien es prometedor, dista de ser utópico, en especial si se tiene en cuenta que la matriz nacional en la actualidad es un 97% fósil. Esto significa que la energía que consumirán los e-cars será fuel oil. "Lo ideal es que se hable de energías renovables y un coche de cero emisión, pero esto es un proceso que va a llevar años", alertó Murguet.

Además puso en evidencia el hecho de las responsabilidades compartidas: mientras las automotrices como el Grupo se ocupan de los autos, lograr un cambio transversal en la energía depende de políticas públicas. De todas formas, Murguet consideró que el coche eléctrico sirve para volver a poner en la mesa la discusión de las renovables, que lo contiene, pero lo excede. 

En este proceso, un papel clave lo jugarán las grandes urbes y las empresas. Para el ejecutivo, son las ciudades como Buenos Aires o Córdoba donde se podrá empezar a pisar fuerte con la propuesta. Es ahí donde las personas padecen mayor cantidad de accidentes o por problemas de polución. "El Gobierno crea un marco global y después somos capaces con las ciudades de arreglar acuerdos particulares de todo tipo", destacó. 

Y en este primer paso, las empresas son vistas como grandes aliados. Sus necesidades de renovar flotas, disminuir su huella de carbono y mejorar su desempeño sostenible de manera integral son algunos de los motivos principales que las lleva a interesarse por estas compras. En Argentina, Renault ya cuenta con algunos nombres que esperan incorporar su modelo eléctrico al plantel.

Siguiendo con la lista de pros, más allá de presentarse como una alternativa ecológica, también ayuda en el problema de la congestión. Esto se debe ya que, como ilustró Murguet, el eléctrico fomenta la práctica del car sharing, lo que a su vez reduce la cantidad de vehículos circulando.

El futuro, hoy
Pero el autro eléctrico no es la única tecnología que revoluciona el mercado, aunque es complementaria con lo que vendrá: "El gran diferencial sobre la congestión es el coche autónomo y el coche autónomo ya es una realidad", definió el ejecutivo francés en su paso por Buenos Aires. Esto se debe, entre diversos  motivos, a que avanza a una velocidad constante y a mantener cierta distancia entre los otros autos. Esto lo lleva a no hacer movimientos bruscos y regular el tránsito. Al evitar reacciones bruscas, el autónomo reduce el nivel de consumo en un 30%. Y por supuesto, puede usar la tecnología eléctrica para generar menores impactos. 

Hablar de mejorar el tránsito no quiere decir únicamente el rendimiento. El 90% de los accidentes automovilísticos se deben a fallas humanas. Algo que el autónomo elimina ya que, como Murguet explicó, todo el manejo se realiza en función de parámetros objetivos. De acuerdo a ellos es que ralentiza, avanza o cambia de carril, por ejemplo. Esto lo lleva a poder coexistir con los vehículos tradicionales ya que el sistema del automóvil recibe y procesa la información más rápido que el cerebro humano, por lo que su reacción es mayor.

La alianza Renault-Nissan ya tiene en cartera 10 modelos de autos autónomos que serán lanzandos de acá al 2020 y gran parte de su apuesta va en este camino. Algo que quedó confirmado cuando la compañía firmó en mayo un acuerdo de compra de actividades de Investigación y Desarrollo de Intel en Francia, especializadas en programas embarcados en vehículos, fundamentales para desarrollar el software de los autos del futuro.

"Nosotros como fabricantes queremos estar, queremos ser parte de esto. Mañana queremos ser un proveedor de movilidad. Las personas siempre van a necesitar desplazarse y para hacerlo necesitan de un coche físico. Lo que no teníamos hasta ahora es toda la parte de inteligencia artificial", reflexionó el presidente de la región. Y es en este último punto donde ponen de lleno sus inversiones. Desde la alianza que llevan adelante con Nissan y Mitsubishi inauguraron el Centro de manejo autónomo, donde lo que antes parecía salido de ciencia ficción, hoy llegó para quedarse.

Últimas notas de Entrevistas
© Copyright TRES MANDAMIENTOS 2012-2017 / RSS | info@tresmandamientos.com.ar