estudios
11-10-2019
Internacional

Tres llamados a incrementar la acción corporativa en torno a los ODS

Tres llamados a incrementar la acción corporativa en torno a los ODS

Más de 1.000 CEO a nivel mundial coinciden en que sucontribución a la Agenda 2030 no alcanza. Así lo revela una nueva edición del CEO Study on Sustainability de Global Compact y Accenture Strategy que también presenta las tres claves para escalar este compromiso.

El Pacto Mundial de Naciones Unides y Accenture Strategy lanzaron un nuevo CEO Study. Titulada The Decade to Deliver: A Call to Business Action, esta edición 2019 es la más completa del mundo hasta la fecha sobre la contribución corporativa a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. En esta línea, el informe refleja la voz de más de 1.000 altos ejecutivos de 21 industrias y 99 países sobre las oportunidades y desafíos para la sustentabilidad desde el lanzamiento de los Objetivos Globales. ¿Y qué tuvieron para decir?

"Al mismo tiempo que reconocen la oportunidad de una ventaja competitiva a través del liderazgo en temas ambientales, sociales y de gobernanza e informan sobre el progreso real, la innovación y el impacto impresionantes; reconocen que la comunidad empresarial podría y debería estar haciendo una contribución mucho mayor para lograr una economía y sociedad global sostenible para 2030", sintetizó António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas.

2019 CEO Study on Sustainability

Este año marca el quinto estudio trienal del Pacto Mundial de las Naciones Unidas y Accenture Strategy, que en 2019 es una publicación conjunta con el Informe de progreso del Pacto Mundial 2019 de las Naciones Unidas.
En esta edición, la información se presenta en torno a las principales conclusiones:

  • Hora de enfrentar la realidad: la contribución corporativa a los Objetivos Globales no es suficiente
  • Más allá del incrementalismo: estos CEO hacen un llamado a sus sectores y pares para aumentar el impacto y corregir el curso de la contribución del sector privado a los objetivos de 2030, con tres llamados a la acción:
  • Llamado a la acción 1: aumentar la ambición del "umbral" y la transformación de los sistemas
  • Llamado a la acción 2: colaborar para formar soluciones realistas basadas en la ciencia
  • Llamado a la acción 3: definición de liderazgo responsable para 2030

Leé el informe completo

"Al mismo tiempo que reconocen la oportunidad de una ventaja competitiva a través del liderazgo en temas ambientales, sociales y de gobernanza e informan sobre el progreso real, la innovación y el impacto impresionantes; reconocen que la comunidad empresarial podría y debería estar haciendo una contribución mucho mayor para lograr una economía y sociedad global sostenible para 2030", sintetizó António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas.

Los agridulces del 2019
Estas conclusiones tienen en qué basarse: el estudio es el quinto de una serie realizada cada tres años que se remonta a 2007. En 2016, los ejecutivos señalaron que los ODS proporcionaría un marco claro para que sus compañías lideraran la agenda de desarrollo sostenible. Sin embargo, este año, creen que la ejecución del negocio no está a la altura ni del tamaño del desafío de los Objetivos ni de su nivel de ambición anterior.

Y es que aunque el 48% está implementando la sustententabilidad en sus operaciones, solo el 21% siente que las empresas desempeñan actualmente un papel fundamental en la contribución a los Objetivos Globales y el 71% cree que, con un mayor compromiso y acción, las empresas pueden desempeñar un rol crítico. Pero si bien indican un deseo y una voluntad de hacer más, también identificaron las principales limitaciones para pasar a la acción, como un mercado y un entorno cada vez más desafiantes y un conjunto de presiones que continúan desacelerando la transición a gran escala hacia negocios sostenibles.

Entre las barreras más mencionadas, uno de cada tres CEO de las empresas más grandes del mundo citan la "falta de atracción del mercado" como una barrera superior para los negocios sostenibles. Además, la incertidumbre política está reduciendo o estancando sus esfuerzos para el 42%, mientras que un 34% especifica los cierres del mercado y las limitaciones al libre comercio como obstáculos. Con este telón de fondo, más de la mitad también cita una dicotomía clave: presión para operar bajo una conciencia extrema de costos versus invertir en objetivos estratégicos a más largo plazo que son el corazón de la sostenibilidad.

Aunque el 48% está implementando la sustententabilidad en sus operaciones, solo el 21% siente que las empresas desempeñan actualmente un papel fundamental en la contribución a los Objetivos Globales y el 71% cree que, con un mayor compromiso y acción, las empresas pueden desempeñar un rol crítico. 

Los jugadores también coinciden en que a menos que un cambio en los incentivos económicos obligue a los más grandes a hacerlo, la acción se detendrá. No contentos con ese statu quo, los están de acuerdo en que la comunidad empresarial podría y debería estar haciendo una contribución mucho mayor y ven una necesidad más clara de acción comercial que nunca antes.

Entre las principales oportunidades para lograrlo, el 63% ve las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial (4IR) como un acelerador crítico para su impacto socioeconómico, y el 88% señala que nuestros sistemas económicos globales necesitan reenfocarse en un crecimiento equitativo.

Además, el 65% en general (y más de las tres cuartas partes de los CEO de empresas asiáticas y norteamericanas) cree que necesitamos desacoplar el crecimiento económico del uso de los recursos naturales y la degradación ambiental. Pero en este punto, nuestra región no está tan en sintonía: todavía un 31% no está de acuerdo en que es necesario (el segundo grupo de mayor escepticismo, superado solo por África con un 32%).

Un triple plan de acción
Los líderes se mantuvieron firmes ante la idea de que las empresas pueden y deben renovar y duplicar el compromiso y la acción. De este modo, por primera vez, en 2019 están pidiendo a sus sectores y pares que intensifiquen la acción y corrijan el rumbo de la contribución del sector privado. Para acelerar este progreso, se identificaron tres llamados a la acción concretos, considerados requisitos críticos:

  1. Una necesidad urgente de elevar la ambición corporativa dentro de sus propias organizaciones a través de acciones de "umbral" y también liderar la transformación de los sistemas de manera más amplia contra los 17 Objetivos Globales, teniendo en cuenta que no todos los Objetivos se aplicarán a todas las empresas de la misma manera.
  2. La necesidad de que empresas, gobiernos, reguladores y organizaciones no gubernamentales se unan para dar forma a soluciones realistas basadas en la ciencia para los desafíos globales.
  3. Una nueva definición y énfasis en el liderazgo responsable disruptivo, ya que los CEO señalan lo que se necesita de esta generación de líderes para impulsar la acción y el impacto.

"No contentos con el status quo, estos CEO de todas las industrias, geografías y compañías grandes y pequeñas están enviando un llamado claro e inequívoco a sus sectores y pares para intensificar la acción y cambiar los sistemas de mercado para impulsar una década de cumplimiento de los Objetivos Globales", alentó Gutierres.

"No contentos con el status quo, estos CEO de todas las industrias, geografías y compañías grandes y pequeñas están enviando un llamado claro e inequívoco a sus sectores y pares para intensificar la acción y cambiar los sistemas de mercado para impulsar una década de cumplimiento de los Objetivos Globales", alentó Gutierres.

Últimas notas de Estudios
© Copyright TRES MANDAMIENTOS 2012-2019 / RSS | info@tresmandamientos.com.ar