noticias
14-12-2018

Desembarcó el primer Índice de Sustentabilidad del mercado argentino

Desembarcó el primer Índice de Sustentabilidad del mercado argentino

Es fruto del trabajo conjunto entre BYMA y el BID. Se propone destacar a las empresas líderes en materia Ambiental, Social, de Gobierno Corporativo y Desarrollo Sostenible (ESG-D), para que accedan a nuevos financiamientos.

Los esfuerzos por quebrar el statu quo que privilegia el enriquecimiento económico en detrimento de otras aristas igual de importantes vienen tomando fuerza a nivel global. En la región, se hacen sentir cada vez con más fuerzas, mediante iniciativas que aumentan en ambición y alcance.

Los pormenores del nuevo Índice de Sustentabilidad

El Indice BYMA se rebalancea una vez al año. Progresivamente tenderá a basarse exclusivamente en información pública para incentivar la transparencia, y se irá ampliando también el universo de empresas consideradas.

"La escala actual del mercado no permite aún hacer una segmentación por industria, pero sí permite destacar aquellas empresas de sectores industriales diversos que de manera transversal tienen un impacto positivo en las cuatro dimensiones ESG-D analizadas. BYMA proveerá de información sobre su desempeño a cada una de las emisoras que busquen profundizar su gestión sustentable", adelantó Díaz Ardaya.

Ejemplo de esto es el Índice de Sustentabilidad BYMA que lanzó Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) de la mano del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Como el primero de su tipo en el mercado argentino, apunta a identificar y destacar a las corporaciones líderes en materia Ambiental, Social, de Gobierno Corporativo y Desarrollo Sustentable (ESG-D, por sus silgas en inglés).  

"Fue una alianza entre BYMA, el BID, y también contó con el apoyo del Grupo Clarin desde sus inicios, entendiendo que los objetivos eran tanto la evolución e innovación del mercado de capitales y la orientación de toda la iniciativa hacia el impacto positivo en el desarrollo, como también un cambio cultural de los actores del ecosistema financiero, para ir incorporándolo como un catalizador potente de buenas prácticas y transparencia", destacó en entrevista con Tres Mandamientos María Julia Díaz Ardaya, Representante de Grupo Clarín y Directora Suplente de BYMA.

"Desde el Grupo BID, es nuestra responsabilidad financiar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en América Latina y el Caribe. Y considerando que la región necesita llenar una brecha de financiamiento anual de aproximadamente USD500.000-700.000 millones para lograrlos, también es parte de nuestro mandato movilizar recursos y promover la participación de todo tipo de actor en esta jornada para implementar la Agenda 2030", apuntó Matías Bendersky, Jefe de la Unidad de Alianzas Estratégicas del BID, en entrevista con Tres Mandamientos.

"Considerando que la región necesita llenar una brecha de financiamiento anual de aproximadamente USD500.000-700.000 millones para lograrlos, también es parte de nuestro mandato movilizar recursos y promover la participación de todo tipo de actor en esta jornada para implementar la Agenda 2030", apuntó Bendersky.

Así, con base en IndexAmericas, el índice de sostenibilidad corporativa del Grupo BID, tiene un carácter no comercial y evalúa el desempeño de las emisoras listadas en BYMA en torno a los cuatro pilares ESG-D, en función de la información reportada y disponible al público en general.

"El principal driver fue percibir y aprovechar el gran potencial de impulso que el sector financiero tiene para el desarrollo de la sustentabilidad y, por consiguiente, para acelerar los efectos positivos que esta tiene sobre la sociedad y el planeta. Buscamos crear una herramienta que permita generar valor tanto para las empresas que gestionan de manera sostenible, como para el nuevo mercado de capitales, que emprendió un camino de crecimiento para alcanzar al nivel de los primeros mercados del mundo", resaltó la Directora Suplente de BYMA.

La fusión de know-hows diversos
Pero encarar una tarea de esta magnitud requirió una colaboración estratégica, sólida y valiosa. Como explicó Díaz Ardaya, el objetivo era ambicioso por su originalidad: desarrollar un instrumento técnicamente impecable según las mejores prácticas globales, pero con anclaje y afinidad a la realidad local.

Para hacerlo posible, la metodología combinó tres enfoques: la medición de más de 400 puntos en materia ESG a través de Thomson Reuters a partir de información pública y una encuesta, indicadores adicionales orientados al desarrollo y pertinentes para América Latina desarrollados por el BID, y una adaptación original de BYMA a los ODS prioritarios para nuestro país.

"Este esfuerzo se pudo beneficiar de los datos de Thomson Reuters, de la experiencia desarrollando índices de S-Network Global Indexes, del apoyo académico de Earth Institute de Columbia University, y del profundo conocimiento de la región y del desarrollo sustentable que aportó el Grupo BID. En este proceso, cada socio contribuyó con sus fortalezas para crear un producto impactante de alta calidad en un tiempo de récord de menos de un año", sintetizó Bendersky.

"De este modo, se logró una medición que es fiel al mercado local y que conceptualmente rescata lo mejor de los aportes que las empresas hacen al desarrollo bien entendido para nuestro país. Esto es clave para escalar la calidad y pertinencia de la información que se provee a la comunidad inversora global sobre el desempeño de las empresas argentinas", completó la Representante de Grupo Clarín.

"Se logró una medición que es fiel al mercado local y que conceptualmente rescata lo mejor de los aportes que las empresas hacen al desarrollo bien entendido para nuestro país. Esto es clave para escalar la calidad y pertinencia de la información que se provee a la comunidad inversora global sobre el desempeño de las empresas argentinas", apuntó Díaz Ardaya.

Empresas que asumen su rol societal
Y es que en la apuesta por un nuevo tipo de sociedades que no dejen a nadie atrás, el rol de las compañías se vuelve clave. "El sector privado tiene un papel clave que jugar, y cada vez más los consumidores y los inversores están esperando que lo jueguen. Estas expectativas ya están teniendo un impacto demostrable en el éxito de las empresas, con diversos estudios mostrando una relación positiva entre la sustentabilidad empresarial y el desempeño", reflexionó el Jefe de la Unidad de Alianzas Estratégicas del BID.

Sustentabilidad, potenciador del buen desempeño económico

Varios estudios demuestran el impacto de la sustentabilidad en los negocios. Entre ellos, Benderky resaltó uno publicado en el Journal of Sustainable Finance and Investing. Después de agregar los resultados de más de 2.000 estudios empíricos para analizar la relación entre las inversiones en temas ESG y el desempeño financiero corporativo, el análisis determinó que la gran mayoría mostraron una relación positiva.

Además, una encuesta llevada adelante por Morgan Stanley a mediados de este 2018 a 118 inversores institucionales -de los cuales el 60% cuentan con activos de más de USD 10.000 millones- reveló que el 84% de los encuestados están integrando o activamente considerando la integración de consideraciones ESG en su proceso de inversión.

"Estas cifras nos cuentan que el mercado ya se está dando cuenta de los beneficios de la sustentabilidad. Por eso esperamos, a través del Índice de Sustentabilidad de BYMA y otros esfuerzos, reconocer esas empresas líderes en la sustentabilidad, motivarlas a que monitoreen y reporten de manera transparente su trabajo en estos temas, impulsar aún más este creciente compromiso empresarial con temas de ESG y desarrollo, y finalmente, incentivar a las empresas menos activas en este ámbito a que se sumen al movimiento", concluyó el Jefe de la Unidad de Alianzas Estratégicas del BID. 

Según el experto, esta relación ya no pasa desapercibida y la particularidad de un índice de este tipo es que otorga visibilidad a las corporaciones que lo integran en un plano global, volviendo difusas las fronteras. "Este listado de empresas accede al radar de inversores institucionales orientados a criterios ESG o con mandatos de inversión en actividades social o ambientalmente responsables, que usualmente no miran a nuestro país o región como prioritarios. De ese modo, les permite destacarse -mediante una validación objetiva e independiente- por sobre las consideraciones sobre Argentina o sobre los mercados emergentes", detalló el vocero del BID.

Claro que no es un camino fácil. Como bien advierte, Díaz Ardaya, trabajar de esta manera requiere que las empresas enfrenten varios desafíos, incluyendo el cambio de cultura corporativa y la adaptación de procesos operativos a este nuevo enfoque en la sustentabilidad.

Pero tampoco es un recorrido exento de recompensas. "Los beneficios de hacerlo son varios: asegurar un desempeño financiero solido y sostenible, posicionarse bien para ganar el financiamiento de inversores conscientes de la importancia de la sustentabilidad y, claramente, generar un impacto positivo a través de estos esfuerzos", alentó la vocera de BYMA.

Conscientes de esto, para BYMA, el índice es un primer paso y se abre un universo de desafíos y oportunidades que deben ser abordados de manera sistémica. "Es clave seguir creando conciencia y sensibilizar a todos los actores del buy y del sell side, no solo porque las inversiones sostenibles son el futuro de todas las inversiones, sino por los beneficios que reporta la gestión sustentable en materia de riesgos, innovación, adaptación de modelos de negocio y rentabilidad. Ya está probado que no hay un trade-off entre sustentabilidad y rentabilidad, sino que es cada vez más rentable ser sostenible", insistió la entrevistada.

¿Qué sigue ahora?
Como parte de este compromiso que le valió la membresía en la Sustainable Stock Exchange Initiative de Naciones Unidas, BYMA lanzará un panel de Gobierno Corporativo que incluirá acciones de empresas ya listadas en la bolsa local que adhieran a normas de buen gobierno.

El objetivo del panel será el de dar visibilidad aquellas empresas que tengan un desempeño superior en materia de gobierno corporativo y transparencia. Incluye dimensiones de género, de derecho de minoritarios, etc.

"Es una oportunidad de destacar buenas prácticas y a la vez de incentivarlas, en un escenario global que mira a la Argentina y a la región esperando que se solidifiquen las señales de desempeños éticos y transparentes que otorguen mayor seguridad a las inversiones", señaló Díaz Ardaya.

Últimas notas de Noticias
© Copyright TRES MANDAMIENTOS 2012-2019 / RSS | info@tresmandamientos.com.ar